22/7/17

De los libros

[VIII]

En la actual lectura de La prisionera (vol. 5 de La Recherche) me encuentro con la imagen del juicio final deducida por el narrador mirando por la ventana, que copio:

«En una carnicería que tenía a la izquierda una aureola de sol y a la derecha una vaca entera colgada, un carnicero muy alto y muy delgado, rubio, con un cuello azul cielo, ponía una rapidez vertiginosa y una religiosa conciencia en separar a un lado los filetes exquisitos y a otro la carne de tercera clase, y —aunque después no hiciera otra cosa que disponer, para el escaparate, riñones, solomillo, lomo— en realidad daba mucho más la impresión de un hermoso ángel que el día del juicio final estuviera preparando para Dios, según su cualidad, la separación de buenos y de malos y el peso de las almas».

Fin de la transcripción. ¡Qué humor el de Proust!: una de las numerosas muestras.

No hay comentarios: