30/4/15

De los libros

[V]

De Ensayos (I) , cap. XXI, Michel de Montaigne

«Tienen razón los que ponen de manifiesto la rebelde libertad de este miembro [cursiva mía] que tan inoportunamente se entromete cuando menos falta hace y tan inoportunamente desfallece cuando más falta nos hace, que tan imperiosamente discute la autoridad de nuestra voluntad y con tanto orgullo y obstinación rechaza nuestros ruegos mentales y manuales».

26/4/15

Mi muro (III)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

23/4/15

Fruta del tiempo

(de León Felipe: Vencidos)


Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.

Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar!
¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar!

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo,
y llévame a ser contigo
pastor.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar...


(Imposible leerlo sin que nos suene la música de Serrat)

22/4/15

Mi muro (II)

                  
Otras pintadas
(I), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

18/4/15

Contar (de nuevo) la grey católica

Es una continuación de mi entrada Contar la grey, de 13/12/11, con el periodo de la estadística ampliado, de nov. 2010 a dic. 2014. Las conclusiones de aquella entrada se confirman.

14/4/15

Fruta del tiempo

(A. Machado. "Abril florecía…", en Soledades)


                                      Abril florecía
                                  frente a mi ventana.
                                  Entre los jazmines
                                  y las rosas blancas
                                  de un balcón florido,
                                  vi a las dos hermanas.
                                  La menor cosía,
                                  la mayor hilaba...
                                  Entre los jazmines
                                  y las rosas blancas,
                                  la más pequeñita,
                                  risueña y rosada
                                  —su aguja en el aire—,
                                  miró a mi ventana.
                                      La mayor seguía,
                                  silenciosa y pálida,
                                  el huso en su rueca
                                  que el lino enroscaba.
                                  Abril florecía
                                  frente a mi ventana.

                                      Una clara tarde
                                  la mayor lloraba,
                                  entre los jazmines
                                  y las rosas blancas,
                                  y ante el blanco lino
                                  que en su rueca hilaba.
                                  —¿Qué tienes —le dije—,
                                  silenciosa pálida?
                                  Señaló el vestido
                                  que empezó la hermana.
                                  En la negra túnica
                                  la aguja brillaba;
                                  sobre el velo blanco,
                                  el dedal de plata.
                                  Señaló a la tarde
                                  de abril que soñaba,
                                  mientras que se oía
                                  tañer de campanas.
                                  Y en la clara tarde
                                  me enseñó sus lágrimas…
                                  Abril florecía
                                  frente a mi ventana.

                                      Fue otro abril alegre
                                  y otra tarde plácida.
                                  El balcón florido
                                  solitario estaba…
                                  Ni la pequeñita,
                                  risueña y rosada,
                                  ni la hermana triste,
                                  silenciosa y pálida,
                                  ni la negra túnica
                                  ni la toca blanca…
                                  Tan sólo en el huso
                                  el lino giraba
                                  por mano invisible,
                                  y en la oscura sala
                                  la luna del limpio
                                  espejo brillaba…
                                  Entre los jazmines
                                  y las rosas blancas
                                  del balcón florido,
                                  me miré en la clara
                                  luna del espejo
                                  que lejos soñaba…
                                  Abril florecía
                                  frente a mi ventana.

8/4/15

Mi muro (I)

(Pintada fuera del alcance del ultralcalde)
                  
Otras pintadas
(II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

3/4/15

Variaciones sobre Bécquer

Sobre la rima LIII

Volverán los latosos automóviles
por tu calle sus rüidos a cascar,
y otra vez con la peste a tus narices
      atufando llegarán.

  Pero aquellos que en el puente se chocaron,
otro accidente y muerto al contemplar,
aquellos que tu cara vieron, ¡Parca!...
      ¡ésos... no volverán!

  Volverán los latosos medios-parla
por sus ondas el número [de muertos] a admirar,
y otra vez con la cantinela a tus oídos
      atronando llegarán.

  Pero aquellos que en el puente se chocaron,
otro accidente y muerto al contemplar,
aquellos que tu cara vieron, ¡Parca!...
      ¡ésos... no volverán!

  Volverán los "pata-de-goma" en tus oídos
los claxonazos-rebuznos a sonar;
y tu corazón de su profundo sueño
      tal vez... no despertará.

  Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., ¡auto!,
      ¡así... no te querrán!


Que don Gustavo Adolfo me perdone.